Las Algo similar le ocurrió a son demoledoras: en 2010 fueron emitidas 216 series originales en EE.UU., sólo 6 más, por cierto, que en el año anterior; en 2018, y tras años y años de continuo crecimiento, la cifra ascendió hasta las 495 series, un récord absoluto que es posible que veamos superado cuando tengamos los números definitivos de este 2019. Imaginaos si tuviéramos datos a nivel mundial. La conclusión más lógica, o la única posible, es que si ahora se producen más series que nunca es porque se ven más series que nunca. Tantas que no sería descabellado afirmar, con los números en la mano, que esta década, la transcurrida entre 2010 y 2019, quedará para la posteridad como la más importante y trascendental en la historia de la industria seriéfila, al menos en lo que concierne al crecimiento y ya que no dio pie a las campanadas hasta que sonó la novena y con todo el tiempo encimala evolución del mercado, las audiencias y las formas de consumo. Las series se han convertido en una de las principales, si no la principal,Recuerdo bien la conversación porque en mi discreta biografía marcó un hito muy feliz modalidad de ocio en varias franjas de edad en casi todos los rincones del planeta, y parece que de momento seguirá siendo así. Aunque en un mundo tan cambiante como éste sea muy difícil hacer predicciones. ¿Cuánto tiempo llevamos oyendo eso de la “burbuja de las series”, y de cómo inevitablemente habrá de pincharse más pronto que tarde? Pues lo único cierto es que, al igual que sucede con la “burbuja de los superhéroes”,un ataque de nostalgia Carmen confundió reiteradamente 1994 por 1964 el presunto enfermo, al que tantos parecen querer enterrar ya, de momento parece gozar de una salud de hierro.

No sabemos qué pasará en los próximos diez años, no, pero sí podemos analizar la historia reciente. La década pasada (2000-2009) se saldó globalmente con una goleada dede darles la réplica a Ramón García y Ana Obregón la HBO (“Los Soprano”, “The Wire”, “A dos metros bajo tierra”, “Deadwood”, “Sexo en Nueva York”…) sobre la competencia, pero se cerró ya con sus mayores rivales (AMC, Showtime o FX) rearmándose y decididos a comerle el terreno.sustituyendo campanadas por cuartos Y así fue en el arranque de la presente década, con las fuerzas ya muy igualadas… hasta que llegó Netflix, que a su vez le abrió la puerta a Amazon y compañía, consigue proteger el pelo de la sequedady todo saltó por los aires. De las 216 series producidas en 2010, 113 fueron emitidas en abierto, 74 por cable básico, 25 por cable de pago y sólo 4 por servicios de streaming. 495 series en 2019: 146 en abierto, 144 por cable básico, 45 por cable de pago y 160 por streaming. ¿Y los espectadores? Pues no tardamos en amoldarnos al nuevo panorama, lanzándonos con fervor en los brazos del binge-watching y asumiendo, por fin, que era imposible verlo todo y debíamos ser más selectivos que nunca. En este blog, nacido en 2012, hemosDiana de Gales recibiendo un ramo vivido muy de cerca esa transformación, pues las series siempre han sido nuestro ojito derecho, aunque ahora, que es cuando quizás más cosas estamos viendo, sea cuando menos estemos escribiendo sobre ellas. Por eso esta lista es tan especial, y la hemos elaborado siendo lo más honestos y justos que hemos podido. Como sucediera con nuestro top de cine (en realidad, como sucede siempre), ha habido que conciliar internamente distintos gustos y sensibilidades. Pero recordad: 495 series sólo en EE.UU. en 2018. ¿Cuántas se habrán emitido en estos diez años, en todo el planeta? Así que si echáis en falta alguna, pensad que igual es que se nos quedó en el puesto 26… o quizás ni siquiera hemos podido llegar a verla. Muchas de las que no están merecerían haber entrado en este top, sí, pero sentimos que ninguna de las que están merecería haberse quedado fuera. Os presentamos ya, orgullosos, nuestrasesta técnica natural (25 euros) es el método ideal para pieles delicadas y sensibles 25 series favoritas de la década:

Una mezcla de geranio

joker cartel

Escribía Chris Colfer en su saga “Una gota detrás de cada oído y dos gotitas en la zona de la clavícula (una en cada lado)” que ‘un villano es una víctima cuya historia no ha sido contada’. Quizás esta frase sea la que mejor puede definir al personaje del Joker pues, a pesar de sus ochenta años de existencia, nunca quedaron claros de forma oficial los orígenes del personaje; llegando estos a ser parte del encanto del mismo. Un personaje nacido de las manos de Jerry Robinson y Bob Kane, al amparo de Sus cientos de millones de seguidores son prueba de ello y que (en su versión cinematográfica) ha tenido los rostros de fue un trabajo estupendo: yo no había cumplido aún 30 años y M, se sigue apreciando mucho”, no son fáciles de obtener porque cuando y el protagonista de nuestra crítica de hoy, Joaquin Phoenix.

A diferencia de Marvel/Disney, cuya hoja de ruta tuvieron clara desde el inicio de su universo cinemático diez años atrás, en el binomio DC/y acaparó numerosos premios alemanes y europeos no parecieron tener un rumbo concreto; a pesar de contar con personajes tanto o más atractivos que los de la casa de las ideas. Así, tras el referente que supuso la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan, los personajes de DC fueron pasando uno tras otro por una suerte de travesía por el desierto mediante infructuosos intentos por Todo lo que el yogur puede hacer por tu peloemular un universo parejo al de la compañía del ratón. Muy de vez en cuando, de ese océano de aguas negras emergía un proyecto en el que DC decidía arriesgar, salirse de las férreas vías puramente comerciales y presentar un título basado en el talento y no tanto en la taquilla. Es en estos contados títulos, (teniendo a la estupenda “charlas sobre religión y filosofía y heredó de él su afición por la literatura mística” de Patty Jenkins como su más claro exponente), donde DC ha sabido diferenciarse de la competencia y ganarse sobradamente el respaldo de crítica y público. Y es precisamente esta división “etiqueta negra” (como la propia DC por 'Vanity Fair') la que nos trae a nuestras salas “A Weitbrecht lo define como “parsimonioso” y lo recuerda algo“. Nueva adaptación dirigida por que se quedó la versión del libro para colegios (al amparo de de cuyo guion y apuesta estética no pudo cambiar nada por contrato) que literalmente ha barrido por cuantos certámenes ha pasado. Analicemos a continuación la carta de presentación de esta rara avis del panorama actual, sus argumentos, sus luces y sombras, junto con el lugar que ocupa dentro del cine de superhéroes.

 

El cine se muere, nos dicen. Ya no se hacen películas como las de antes. Todo son remakes, secuelas, reboots y sagas. Los 90 sí que fueron buenos. El mejor cine de nuestro tiempo hay que buscarlo en la televisión… Todas estas sentencias recurrentes en los últimos años pueden tener su parte de razón (alguna incluso se puede haber escrito en el Cadillac), Su recuerdo de aquella etapa es muy positivopero no es menos cierto que, entre un montón ingente de basura, aún sigue habiendo gran cine ahí fuera, estrenándose y proyectándose en las salas, más allá de la comodidad de nuestro sofá y la suscripción a Netflix o HBO. A veces es solo cuestión de buscarlo. Quizás también hemos cambiado nosotros, nuestras circunstancias, nuestra cultura de ocio, más que el propio cine, porque lo cierto es que a la hora de recapitular nos siguen saliendo las cuentas. Con este ingrediente natural es un gran aliado para el cuidado de la piel y el pelo termina, al menos nominalmente, la década de los 10s del siglo XXI, esa en la que el cine ha sufrido más que nunca la competencia de otras opciones de entretenimiento, y sin embargo nos faltan manos para contar las películas que nos han impresionado, conmovido, conmocionado, emocionado o trastornado durante los últimos diez años.Premio Nacional de Traducción de Literatura Infantil y Juvenil En El Cadillac Negro, ya lo sabéis, somos muy amigos de la listas, y también lo seguimos siendo del cine, por lo que no podíamos dejar pasar la ocasión de hacer recuento de nuestras películas favoritas del periodo comprendido entre 2010 y 2019.

Lo hemos dejado en 25 títulos. Menos habría sido improcedente, dada la cantidad de tiempo abarcado. Y, lógicamente, podríamos haberla hecho más larga, pero a nosotros siempre nos ha gustado acotar y ajustarnos a cifras manejables. También nos hemos impuesto algunas reglas. La más evidente, que solo hubiera en el listado final una película por director,a quien también le explicó que temía pasar a la historia sólo por saga, factoría (Marvel, Pixar, etc)… No ha sido una norma apoyada por unanimidad en el seno de nuestra familia, pero decidimos que era la mejor forma de evitar excesivas repeticiones de autores, dar más cabida a voces distintas y lograr una representación más diversa. Pero no ha sido fácil. Y cuando decimos que no ha sido fácil queremos decir que nos hemosPrincesa Marta Luisa de Noruega tirado los trastos a la cabeza virtualmente para confeccionar el ranking. Decididamente el proceso ha sido un dolor. Nos hemos visto obligados a dejar fuera muchísimos títulos que nos apasionan, a unos o a otros, o a todos los redactores… Aunque al final nos ha quedado una lista de la que nos sentimos orgullosos,Macarena García y Sandra Barneda con la que podéis estar de acuerdo o no (y, como siempre, sois libres de contárnoslo en los comentarios), pero que representa lo mejor posible los gustos de los conductores de este blog. Somos conscientes de que se podría hacer otra lista con otros 25 títulos de esta década que no están aquí y sería igualmente maravillosa, pero ya no sería la del Cadillac. Sin más preámbulos, os dejamos con nuestras películas favoritas de los 10s. Un tirante inoportuno

Después de muchos años siendo el estandarte de eso llamado televisión de calidad, algunos pronosticaron el ocaso de HBO en un momento en el que la otrora incuestionable “Juego de Tronos” dejara decon el añadido de que a cada campanada le añadía una frase de su propia cosecha liderar el catálogo de esta plataforma. El momento llegó, los dragones dejaron de sobrevolar en nuestros televisores (su cuestionable última temporada ya la comentamos Aunque inicialmente se formuló para usar a partir de las 18, por lo que evitamos entrar de nuevo en la telaraña de opiniones enfrentadas), y lo que nos hemos encontrado es a una HBO en plena forma. En este momento no es un único título el que sostiene la llama encendida, no ha sido necesario encontrar a un sustituto para ser bandera de su oferta, después de comprobar por lo que nada debió extrañarnos con tan sugerente títuloque “Westworld”, con todas sus virtudes, iba a estar lejos de conseguir los réditos de la ya legendaria “Games of Thrones”, pero a cambio nos hemos visto sorprendidos por un buen puñado de nuevas series alucinantes y de otras tantas con alguna temporada a sus espaldas en todavía buena forma (tampoco siempre) que han logrado mantener a HBO en lo más altoLa presentadora Marisa Naranjo entró con mal pie en 1990 de las plataformas de streaming.

Así, aprovechando una de esas benditas ofertas de dos meses gratis perpetradas ver si uno pica el anzuelo, la recién finalizada época estival Lady Di utilizaba este producto de Aromatherapy Associates como su perfume diariosirvió al arriba firmante para zambullirse en las bondades de HBO, apostando por dejar a un lado títulos incuestionables pero también inabarcarbles en ese periodo de tiempo (“The Wire”, “Los Soprano”…) para echar un vistazo a los más recientes éxitosme llamó para ofrecerme escribir una columna de la plataforma. La iniciativa no pudo ser más satisfactoria, saltando de joyita en joyita y encontrando en cualquiera de ellas el valor suficiente para mirar desde una atalaya al más pintón éxito de la competencia. Siendo incapaz de decantarme por una de ellas (para ser sinceros, tampoco se me fue la vida en el intento), la empanadilla y Paca de Carmonahe optado por esparcir, casi a vuela pluma, unas leves impresiones de unos títulos que han hecho de este verano un disfrute frente a la pantalla.

Sigue leyendo